Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

Payaso

Imagen
Tú que siempre me haces reír tú que siempre sonríes, a la vida encuentras lo bueno dejando atrás un mundo de recelos.
Vas por la vida con una gran sonrisa, tu cara pintada que nunca se pierde una mirada.
Tus ojos tan llenos de vida, nos explican cada día lo hermosa que es la vida cuando todo está lleno de risa.
Payaso que siempre sonríes, ¿por qué nunca maldices, cuando la vida te da la espalda y tu público ya no te aclama?
Cubres tus penas y alegrías bajo capas de maquillaje, ocultando al mundo lo que sientes y amargándote con lo que vieres.
La vida tiene de todo, tristezas y alegrías manifestar es de todos en cada momento de su vida.

Vamos juntos!

Caminando por la vida,
me topé con un ánima muy viva,
me contó una larga historia,
en donde muchos murieron en el olvido
y otros con gran gloria.

La vida está llena de sorpresas, penas y grandes calumnias;
retos que nos hacen saltar, correr, tropezar y caer,
pero al final, nos damos cuenta lo mucho que pudimos crecer.

La distancia es grande,
el tiempo es bastante,
y la gran pena por la que pasas
es demasiado agobiante.

Entiendo lo que sufres y por lo que pasas,
pero aunque no me veas,
mi alma siempre ha estado en casa
y con su gran presencia te abraza!

Nunca estás solo, aunque así lo vieras;
cuando no veas a nadie,
mira siempre hacia el cielo
y descubrirás mis manos al aire,
dispuestas a ayudarte!!!

Tiempo de decir adiós

Tantas experiencias vividas,
tantas acciones realizadas.
Muchos sueños se cumplieron,
pero un sin fin se han postergado.

Largos viajes emprendimos,
con mil y un paradas,
a grandes amigos hemos conocido,
disfrutando una grata charla.

Eras parte de mi vida,
eras parte de mi mente,
pieza importante de mi mundo,
no se cómo pude perderte...

Me queda un gran pesar,
plagado de recuerdos,
que con el pasar de los años
no serán del todo disueltos!

Tiempo para pensar

De camino al gran salón del hotel,
con el tiempo sobre mí,
tu mirada pude ver
en el recuerdo de tu ser.

Al vestíbulo pasar,
un gran silencio pude notar,
ennegreciendo mi imagen
y clarificando mi desconsuelo.

No había invitados en el salón,
no había banda en su lugar,
no vi la alegría de tu mirada,
que se acentuaba
con cada año que pasaba.

Tiempo para pensar, tiempo para ver;
tiempo para darme cuenta,
lo rápido que se pasa la vida
y lo fácil que la rutina nos hace caer.

¿Es acaso esto vida?
¿Qué demonios hago aquí?,
si más allá del horizonte no puedo ver
lo que mis sueños me podrían hacer crecer.

Buscamos respuestas,
encontramos culpables
vivimos felices
en un mundo desechable...

Una serie de eventos desafortunados,
puede ser el inicio de un gran viaje,
donde al buscar respuestas,
nuestra vida es la que encontramos.

Te fuiste, y ya se por qué!
Después de este tiempo pude ver,
lo que tus ojos siempre quisieron ver,
un globo rojo volando a través del viento,
con camino al mundo, en donde seguir creciendo.

Salí del vestíb…

Recuerdos de un ayer presente

Mirando al mar,
recuerdo el día en que te conocí.
Estabas a cientos de kilómetros de mí
y ni siquiera te sentí lejos de aquí.

Eres como una tormenta invernal en alta mar,
en el lejano horizonte se ve,
a lo lejos se escucha,
pero aquí se siente!

Un torbellino de amor,
un mar de desilusión;
un desierto de lujuria,
una selva salvaje,
que mira siempre distante y constante hacia el sur...

Anagrama decifrable,
que se hermana con el norte,
para buscar refugio,
en donde sólo tú te escondes.

Vuela alto, oh ave del ayer,
trae contigo al presente
que del futuro se esconde
entre los pies de Pedro,
la voz de Paul y las ocurrencias de María.

Gran CHArco nos separa,
VAmos a navegarlo,
un RÍo lo alimenta,
pero No vamos a doblegarnos!

En medio de un terremoto,
seguido de una gran ola,
una extraña relación nos une,
para sobrevivir a cada derrota
y disfrutar, ya que la vida es corta...