Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Al borde de la paciencia...

¿Cuánto es necesario? ¿hasta cuándo es necesario parar? Con tanto fervor en el ambiente, mis ojos no logran encontrar una respuesta. Espero obtener, no sólo la fe, sino también la paciencia, ya que de sorpresas está llena la vida y el destino... nuestros actos ya lo han plasmado.

Ruego por cumplir cada uno de mis sueños, pero espero dar el paso correcto para seguir el camino que tengo establecido y unirlo a mis deseos.

Las palabras

Imagen
Mis principios siempre fueron sólidos; fueron lo que una vez llegué a llamar "la respuesta a cualquier pregunta"... hasta que me topé con la esencia de la vida y todo su amor.

Me quedé mudo frente al viento; inmóvil frente al mar; ignorante frente a la naturaleza y algo insignificante frente a la tierra.

Cada principio fue despedazado en menos de un instante; cada uno terminó, desapareció sin dejar rastro de su existencia...

Ahora, sin nada para seguir, sin bastón alguno para apoyarme, dejo los recuerdos en el aire, donde sólo las palabras podrán contemplarme e inundar mi vasto vacío con el caudal de sus ríos.


En silencio

En el silencio de la oscuridad,
tomas mi mano,
paralizas mi respiración
y me hablas en susurros.

Nadie nos escucha,
tampoco nos pueden ver;
estando en el rincón,
sólo nuestras mentes nos guían por la oscuridad.

Susurrándole a mi mente,
le gritas que no espere más,
que las oportunidades son el hoy
y el mañana podemos ser tú y yo.

La lucha

No luches más por tu vida, que yo ya no te puedo cuidar más; en el fondo de mi corazón quiero que vivas, porque en mi cuerpo, sólo encuentras dolor.
¡No poses más tus manos sobre mi cuerpo, que me están dejando una profunda marca en el centro de mi ser!
"Ojalá pudiera ofrecerte algo más que este frío rincón; algo más en lo que tú pudieras crecer, pero lamentablemente éramos 2... te nos uniste en el camino y pasamos a ser 3. Por circunstancias de miedo y cobardía, nos quedamos solos tú y yo, porque el tercero, no pudo aguantar más y en su huida... su cuerpo sucumbió"
¡Baby por favor, no me pidas más perdón!... La decisión está tomada y ni los mismos ruegos del señor podrían hacerme cambiar de opinión...

Toc toc toc...

Imagen
Cuando alguien toque a tu puerta y decidas salir al encuentro de aquel sonido que perturba tu serenidad, descubrirás que nada es lo que pensabas; todo lo que un día resultó ser perfecto, ahora son pedazos de mampostería que se caen al vacío, llevándose consigo lo que una vez creíste y sentiste que eran sueños...

Sueños que no volverán a hacerte feliz... ¿por qué? porque sólo fueron una ilusión de lo que creías que amabas, pero que nunca te satisfizo en lo más mínimo.


La espera

Al igual como espera el oso el inicio de la primavera, el lirio espera, en las frías aguas del lago, los primeros rayos del sol que le permitan iniciar la perturbación en su interior y comiencen sus partes a adornar la superficie.

Aire puro

La parte más transparente del aire no es aquella que se percibe en las montañas ni en lo alto del cielo; es aquella que sale a través de tu cuerpo, purificada con una sonrisa y adornada por el vaivén de tu pelo.

Oscuridad

La oscuridad de la noche, suele ser tan traicionera; unas veces te da cobijo, pero a veces te destroza el alma.

Huracán

Por el cielo se deslizan unas negras nubes, arrastradas por el viento de la tarde que las lleva fuera del mar.Es el inicio del huracán, el comienzo del principio; el ciclo de la vida que cada tiempo surge del mar.Dos gotas de agua... tan parecidas y tan diferentes, comenzaron el fenómeno que ahora pega de lleno en lad costas vacías de ese solitario país.

Lodo

Mezcla de dos elementos de la naturaleza, buscando equilibrio para permitir que surja la vida, trayendo consigo la calma a aquellas almas que ya con el tiempo agonizan.Envuelto en esa mancha cafe, tu vista y silueta cambia, pero solo en apariencia, porque la esencia de tu ser, aún canta.  
Camina por el sendero, deja tus huellas al andar, que serán las pistas que he de seguir, cuando tus labios quiera besar.

El lirio

En la rivera del río, donde corren las cristalinas aguas, se acumulan los sedimentos que dan paso a la nueva vida... alimentada con la restos de un largo y corto pasado.
Poco a poco se levanta un montículo del suelo, protegiendo con sus laderas la vida que, en su ser, va creciendo.
Blanco como la nieve, reluciente como las estrellas, con todo el tiempo del mundo, el lirio silvestre despierta.
Moviéndose al ritmo del agua, perfumando con su ligera esencia el aire, nace este frágil lirio con el único sueño de ser algo grande.