Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Lluvia inesperada

Viendo llover, mi ser poco a poco se calmó; la presión de mi cuerpo poco a poco bajó hasta que el ruido de mi corazón, en un susurro se convirtió. La lluvia me llevó al trance y el trance me llevó a soñar. Escondidos en cada gota kamikaze, los recuerdos se asomaban un poco indiferentes, temerosos a que pudiera recordarlos.Mi ciudad está hecha cenizas, pero con el viento de la tormenta los cimientos se asoman. No todo está perdido, aunque no hay nada ganado.Entre tanto caos, un rayo surca el cielo y se estrella frente a mí, sacándome de mi letargo y descubriendo que por ver llover me quedé dormido imaginando que estarías conmigo...

Valiente

Y un día, agarró todos sus sueños, sentimientos y alegrías y los metió en un baúl; lo cerró con un candado y lo escondió donde nadie pudiera hallarlo.Al final, decidió recorrer el mundo enfrentando cada situación con bravura...

Ciudad perdida

Buscando una respuesta que me permita seguir adelante, que me de la información para poder contestar hacia dónde voy, encontré un camino ambiguo y desolado, donde el olvido ya había posado sus brazos. Pedazos de recuerdos, memorias olvidadas, restos de lo que una vez fue un mundo que parecía perfecto. La neblina lo cubre todo, pero se siente la tristeza del pasado.Una luz ilumina la silueta de las ruinas de una puerta, dejando ver los vestigios de grandeza.

Recuerdo adictivo

El roce de la piel de tus labios sobre la piel de los míos es tan suave que me hace sentir el aire que se nos cuela por las comisuras.Ese roce fugaz es tan adictivo que ya no lo puedo dejar de recordar. A cada momento cierro los ojos e imagino que tu aliento corre por mi cuello.Sin dejar de recordar y sentir, sonrío como un chiquillo en la espera de su caramelo tan deseado, rogándole al cielo que te lleve la sensación que de mi mente a mis labios se ha colado.

Siluetas

Esperando una llovizna que despeje mi mirada y me permita contemplar la infinita belleza de las figuras plantadas en mi camino. Figuras de barro, de sal y de encanto que, estando inmóviles y siendo frágiles, retan a las fuerzas del viento a moverlas un milímetro hacia el centro.Nada se compara con admirar la belleza de la creación... sólo el hecho de, con las yemas de los dedos, rozar su contorno hasta perder el control.

Alucinación

Como fruto de una noche de juerga, donde diferentes sustancias invaden mi cerebro, las sensaciones que sea apoderan de mi mente me generan una descarga de endorfinas que me llevan a perderme en un torbellino de de sensaciones de placer.Con la brisa azotando mi cara y el aleteo de las golondrinas en el fondo, los poros de mi cuerpo se abren para dejar entrar cada elemento del puerto.Azul turquesa hasta el infinito; velas que se mueven al vaivén de las olas; olores exquisitos inundan mi olfato, dejando que mis manos recorran tu silueta imaginaria.Como un grito en la oscuridad, un rayo ilumina cielo y se electrifica el momento, dando paso a una maquinaria que existe desde el inicio de los tiempos.

Taza de café

Sin más remedio que seguir con la mirada los acontecimientos de mi mesa, como si de ello dependiera mi destino.Movimientos suaves pero constantes que aromatizan mi pensar, dejando de lado los miedos que una vez tu me supiste enseñar. ¿Qué más remedio tiene esta situación?, ¿hasta dónde he de llegar? Sólo puedo detenerme y, en lugar de pensar... ha llegado el momento de actuar.