Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Fortuna

Con todo el poder de la casualidad, la riqueza se fue acumulando; sus manos blancas cargaban más objetos de los que podía disfrutar.Sin miedo a cambiar, ella era feliz viviendo con la dicha de ser dueña de todo... hasta de todo lo nostálgico e irreal.

Origami

El viento sopla y entre sus manos arrastra una hoja, blanca como la nieve, pero maltratada hasta el fondo de su alma.Cada onda se siente como un jirón y poco a poco se va mermando su capacidad elástica de regresar siempre a la forma original.Como espectador de un show, si figura se dobla sin que se pueda hacer nada. Azotada contra cualquier obstáculo, su cuerpo se va transformando.El fin de su existencia llegó, el dolor trajo consigo una manchada grulla capaz de volar, la cual por más que agite las alas, nunca podrá cantar.

Abismo en tu mirada

Tus ojos son el abismo en donde mi ser se tira al vacío. Lugar sin materia que me atrae peligrosamente al centro de la nada y, con sus largos brazos me envuelve.Mirada risueña, ojos juguetones, la trampa perfecta para brincar...Sólo te pido que brinques conmigo, para poder ser uno solo en la caída libre y fusionarnos en el punto clímax del caos.

Un viejo vagabundo

Sentado a un lado del sendero, un mendigo mira hacia el horizonte, recordando los tiempos de juventud, cuando su alma corría por los bosques, derrochando golpes, gritos y mucha energía.Conforme cae el sol, me acerco un poco más a él, hasta que veo el universo en la infinidad de sus pupilas. Hipnotizado me dejo llevar por sus palabras vagas y sus recuerdos secos como la hojarasca de su barba.Sin saber cuánto tiempo lleva hablando, descubro que he escuchado la historia de una época, donde los hombres eran fuertes y pensaban que eran eternos. Todo cambió cuando el amor de la raza se disolvió. Unos contra otros lucharon y la prosperidad comenzó su marcha hacia un lugar mejor.De pronto el viejo, con lágrimas en los ojos y una sonrisa en los labios, dijo que la prosperidad se lleva en el corazón, la alegría en el alma y la paz en la mente.

Una tarde de verano

Como ansío ser la tormenta que se forma en el horizonte para sacar los suspiros que liberan tu mente.Llegar sin avisar y sorprenderte con la simplicidad de las gotas de agua; colarme por tu ventana como lo hace el viento y acariciar la piel de tu pecho.Ser el rocío resultante de la lluvia que se cuela por cada recoveco de tu casa; besar tus labios y hacer reaccionar cada vello de tu piel, para que al final, sólo contemples el cielo oscuro mientras tu mente se pierde en el aroma del café.