Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Sobre salto a media noche

Las sombras giran alrededor; los pájaros cantan muy despacio;
esperando no incomodar los sueños de los durmientes.
El tiempo se detiene cuando pones tus labios en mi piel;
cuando tus manos se posan en mi cuerpo, un volcán se enciende en mi interior.

Un vendaval recorre mi cabeza,
enredando los cabellos que nunca estuvieron quietos.

Tocado por el silencio,
el sueño se adorna con susurro y duermes en infinita paz.

Serenidad

Todo está a su máximo esplendor, el sol brilla en el horizonte, el viento sopla sobre la hierba y eleva hasta lo alto de los cielos el polen, que se cuela en mi nariz.

Con lágrimas en los ojos, me derrumbo en el suelo, esperando encontrar algo que me ayude despejarme.

Sin darme cuenta, llevo un tiempo con la mente despejada y el alma en calma...
Esa belleza cautivante, que provoca que todo mundo volteé la mirada; esa belleza me mira a mí.
Sin querer, nuestras miradas se cruzaron y desde entonces, no hay poder en el mundo que me haga apartar la vista.
Mirada cautivante, capaz de destrozar todo silencio; ojos pispiretos, capaces de desnudarme con un pestañeo.
Sin mucho que perder, te arriesgaste a sonreír y ahora, mi mirada no puedo apartar de ti.