Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

El sonido del silencio

El sonido de una mirada es tan sorprendente como la caída de la primera hoja del otoño. Cuando ese par de labios susurran, el viento se ruboriza por la armonía producida. Sentados en la nada, respirando y viendo hacia el vacío, nuestros corazones gritan aquello que callan las estrellas. Como reloj de tictac, cierro los ojos y dejó que tus dedos ericen mi piel... no hay mucho que perder, sólo las chispas de un choque eléctrico de paz.
Cuando los escombros esconden la gloria de antaño, la esperanza hiberna hasta encontrar el momento de salir a la luz.

Aunque a veces no se da cuenta que el tiempo no siempre juega a su favor.

Una foto vieja refleja la grandeza que una ves existió; pero esa instantánea sólo ayuda a hacer más grande el vacío que ahora existe entre tu mundo y el mío.

Recuerdos de un ayer que sólo estarán presentes con la nostalgia de lo que sucedió.

Un presente paralelo, formándose a través del viento seco que corta lo más delgado de la respiración.
Y poco a poco el viento hizo cambiar las páginas; una velocidad aterradora terminaba con lo que quedaba de las hojas, hasta que de pronto... levantó la cubierta y el libro quedó cerrado.

Alucinación

Con las pupilas dilatadas y los poros abiertos, el camino de baldosas amarillas reflejaba la luz en mi cuerpo.
Estelas de colores adornaban mi andar; luciérnagas corredoras dejaban un polvo tornasol que, aunque me hacía estornudar,  me doblaba de la risa.
La tristeza no tiene lugar; los pilares de este mundo son paz y alegría. Justo  cuando era inmensamente feliz, crucé el umbral...
Wonderland se quedó atrás; en su lugar, una serie de punzadas en mi cuerpo abrumó mi corazón.