Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

Bestia

Y entre la bruma se aprecian un par de ojos que no dejan de observarme. Mi corazón se hiela por la intensidad de aquella mirada. Mis piernas se congelan y mis músculos no responden. Elevo una plegaria al cielo, porque se que, después de todo, éste es mi final...

Pubertad

Demasiado joven para entender que hay cosas que no se pueden cambiar, que mientras el mundo da vueltas, las estrellas seguirán brillando en el firmamento.
Pudieron haber sido lágrimas en sus ojos, pero la lluvia empapaba su cara y una ridícula sonrisa se apoderó de su boca; nadie sabía que sentía mientras miraba al horizonte.
El reloj no dejaba de sonar, cada tic tac hacía rodar una gota de cera sobre los cuadros del mantel.
Cuando sonaron las campanas, el centro de la mesa sólo tenía lo que fueron velas y yo, en mi taza blanca, un café frío y la certeza de que tú ya no llegarías.
Piensa en las estrellas que se ocultan entre las ramas de los árboles; su vida tan sencilla y agraciada ilumina ahora tus ojos.Quiero agarrarte la mano, pero no puedo...  interrumpir tu mirada acabaría con la imagen que se refleja en mis pupilas.Contempla la vía láctea en todo su esplendor, no dejes que nada te interrumpa. Si miras con atención, esa estrella fugaz, es sólo un simple beso que mandé hacia tus labios.Déjate consumir por la paz del bosque; déjate llevar por la brisa fresca... no importa si te caes en la hojarasca, sólo llévame contigo para rodar juntos por el suelo.

Aire fui

Por unas horas fui aire... ese que sopló con la lluvia y enrredó tus cabellos. Al final, fracasé... no pude seguir soplando libremente sin pensar en ti.

Suspiros de ceniza

Con al ciudad en llamas de fondo, el destino los alcanzó. Sus brazos se empeñaron en mantenerlos unidos, pero su decisión no fue suficiente.

Las rachas de viento caliente irritaba sus mejillas; las llamas tiñeron de rojo el cielo nocturno.
Con ojos cristalinos, sus miradas trataban de ser fijas; la piedad de forzaba en salir, pero entre tanto intento fue absorbida por la agonía.
Entre sollozos y dedos cruzados, sus suspiros se perdieron entre las llamas y al final, su amor quedo fundido entre las cenizas.

Pesadilla

Con el cuerpo sudado y el corazón  agitado despierto rodeado de oscuridad. Tus ojos se han cerrando y tu aliento ya no se siente en mi piel. En medio de la noche, mis manos buscan aferrarse a la realidad... pero la realidad es que tu esencia se ha marchado y yo solo me he quedado. Rodeado de un aire nauseabundo, me pregunto si podré despertar y escapar de esta pesadilla, en donde los besos ya no vuelven más y las únicas caricias que llegan a mi piel son de la soledad.