Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Última presentación

Como hormigas al ataque, poco a poco y, por pequeñas que sean, reaparecen las preguntas sin respuesta que siempre se quedan flotando en el aire.
El telón a caído, las luces se han apagado y la gente ha comenzado a irse. En el fondo aun quedan pequeños grupos, pero poco a poco se van separando hasta quedar el lobby solo. Ahí, entre la oscuridad, de frente a la butacas vacías contemplo el escenario que una vez se iluminó. Las risas y lo aplausos llegan como ecos vagos de lo que en su momento se disfrutó.
¿Cómo apartar el sentimiento del teatro vacío y disfrutar la emoción que contagiaron los espectadores?, ¿cómo hacer desaparecer la sensación de no volver a actuar nunca más?
Fue un acto majestuoso, que la gente disfrutó, pero así como las gotas de lluvia que se estrellan contra el piso, las funciones se terminan y el maquillaje debe de desaparecer. Sin retardos ni contratiempos, la puerta se debe ser, porque otras compañías han de venir y con ellas, el telón se volverá a levantar.

El baúl de las cursilerías

Congelados en un rincón, como seres que causan gran aberración, tratan de mantenerse a flote... porque los demás los han olvidado.
Sin contratiempos, la vida los ha enterrado; sus mentes, con el paso del tiempo no han flaqueado. Desde el fondo esperan su mejor oportunidad para saltar y luz poder mirar. 
Tiempos mejores vendrán, las consecuencias nunca han de importar. No es momento de actuar, porque las condiciones no son las óptimas para salir a luchar y ganar.

Agujero abismal

Se que no puedes escucharme, pero me aferro a la idea de que puedes sentirme... o al menos a la vaga premisa de que aun escuchas el eco de mi voz perdido en el infinito firmamento nocturno.
Lo escuches o no, lo sientas y percibas o no, en el fondo sigo desgarrando cuadros con un pincel; quebrando vajillas enteras con el único afán de liberar este sentimiento agotador.
Creí que te dejé caer al vacío sin darme cuenta que mi mano se había soltado antes que la tuya. Mi cuerpo yace suspendido en la nada, en donde sólo se escucha tu recuerdo y se observan tus murmullos.
El tiempo vendrá, si esperamos a que llegue... es difícil de creer, pero en este estado inerte, mi mente ya no puede más, mis labios se quiebran por sentir el aliento de tu respiración.
El aire llega frío a mis dedos, cuando antes era tu piel tibia, la que se enchinaba ante el tacto de mis yemas.
Sólo puedo hacer una comparación, en este estado, no puedo ver más allá de lo que vi en tu mirada; creo que comienzo a perderme..…

Sueño o fantasía

Un punto en el horizonte, es allá a donde queremos llegar. No ocupamos un vehículo que nos permita llegar, porque los viajes fáciles te llevan, pero no te preparan para llegar.

¿Dónde se ha posicionado el sueño anhelado? ¿hacia dónde tenemos que mirar? A nuestros pies sólo podemos sentir las olas del mar; la brisa chocando en nuestro rostro esperando que la puedas mirar. Las aves se inquietan esperando que despliegues tus alas al cielo y te fijes en lo que puedes lograr.

Pero, ¿hasta qué punto tus sueños te pueden acercar a la realidad?, ¿en qué momento la ilusión se vuelve fantasía y sólo te acerca a un punto banal?

Las fantasías nos invaden la vida, cuando la puerta no sabemos o queremos cerrar, ocultando las estrellas de nuestro destino y los trazos que un día pudimos crear.

Bosquejo

Los resultados no dejan de ser claros porque los procedimientos son confusos, sino porque no podemos emprender correctamente el vuelo al momento de diseñar un sueño.
Con tantos borradores sobre la mesa, las líneas no dejan de aparecer. Un cambio por aquí, un borrón por allá, una corrección en una esquina del papel... una mejora en el diseño.
¿Todo para qué? ¡Para poder volar!

Ilusiones arrastradas

Imagen
Como el castillo de Hayao Miyazaki, flotando en el aire; surcando los cielos y desplazando las nubes... toda una historia de fantasía.
Esperando verte en cada rincón, en cada pasillo. Fragmentando la cabeza, intentando imaginar lo que estarías haciendo a cada momento.
Como un niño, chapoteando en el agua, es que sentía la risa inundando mi cara. El sol se ha puesto y el atardecer es diferente para cada quien.

Mariposas

Con sus alas al aire y su mezcla de colores, las mariposas vuelan alrededor, dibujando círculos de color... sellos de esperanza. Entre un ligero vaivén, sus cuerpos se elevan con noticias a los pueblos.Cuadro de primavera en temporada otoñal, todo sucede en este pueblo pequeño, donde los sueños son el resultado de fervientes deseos hechos casi realidad.

Canción de amor

Entre rayos y truenos; con el cuerpo abochornado y mi mente saturada de preguntas y sentimientos, la duda se planta.Te entiendo, o eso intenté hacer. No se si lograrás entenderme o si algún día "me perdonarás".Tus labios fueron sellados por un amargo beso y ahora tu boca no dice nada; nada que llegue a mis oídos,  nada que llegue a mis ojos.En la oscuridad de la noche, atormento a mi mente con canciones de "amor", a mis nervios con los recuerdos y a mi nariz con tu olor.Con mucha neblina, mi mente le ganó al corazón y preferí azotar la puerta al salir, para darme ánimos al momento de cruzar el umbral.Nadie tiene que llorar... pero el firmamento mata la sensatez y los sueños llegan, rompiendo consigo el silencio de mi interior. Tanto ruido, tanto torbellino... tantos fragmentos de lo que creíamos era una canción de amor...

La espera

Y en ese momento de clarividencia, descubres lo que tanto temías. Esperas escuchar frases que quizá nunca llegarán. Esperar algo que te permita sobrevivir, algo que te brinde aunque sea, falsas esperanzas.Esperando con ferviente deseo las palabras que han muerto en el camino...

No se qué decir...

Después de todo, hay sentimientos. Tú me dirás que no valoro lo que haces, que no me fijo en tus acciones, yo... yo te dije que nunca decías nada[.]

Hemos visto las cosas desde diferentes ángulos, sin abrazarnos para verlas desde un mismo punto. Creo que para mí no fue suficiente y pudo más mi mecanismo de autodefensa que el sentimiento de querer seguir luchando.

Al final, al final quedan los sentimientos y nada más; el sentimiento que flota en el aire y que no se si conocerás...

... yo te quería[...] aun lo hago.
Ojalá pudiera seguir bebiendo y lograr que mis pensamientos queden ebrios, de esa forma podría confundirlos y hacerlos ver la realidad de otra manera.

Confesión

Debo confesar mi culpabilidad... soy un asesino. He perdido la cuenta de los suspiros que he matado y que tenían como misión, llegar a ti...

Picnic

Quien lo iba a imaginar, que un día perfectamente soleado se convertiría en un cerrar de ojos en un día sombrío y gris. Las expectativas de un picnic se han venido abajo por el temporal. Los planes se los ha llevado el viento; las hojas secas caen en un vaivén y tratan de llenar el vacío que quedó en la colina bajo el roble.

Todo sucede cuando está escrito que sucederá, no antes... no después. Si no es su tiempo, no sucederá por más que se force. Era el lugar perfecto para comer; el lugar perfecto para reir; el lugar perfecto para disfrutar de un momento al sol y mirar al horizonte y reír como un niño; el lugar ideal para perderse en el infinito azul del cielo después de comer; todo era perfecto... menos el tiempo.

El cielo brillante se hizo sombrío y las nubes taparon el sol... el viento frío llegó y mis ropas se empaparon. Después de todo, el tiempo de lluvia tiene su encanto; se marca la silueta de un ser al caminar por el pasto.

Todo fue perfecto... hasta la lluvia. Simplemente n…

Poder lunar

Y mientras pensabas que tu camino se oscurecía por las nubes y que el entorno se volvía engañoso, tu mirada dirigiste al cielo, allá donde todo parece un rompecabezas. Te diste cuenta que la luna aún brilla y su luz causa graciosas figuras; tu camino ya no es tan sombrío, porque la luz nunca se extinguió. Por admirar detalles cercanos, no entendiste que en lo alto, la luna seguía brillando, dejando una noche clara y una mente mejorada.