A veces el viento arrastra nubes por tu cielo y la luz se vuelve tenue. Aunque no puedas ver los rayos del sol, este sigue brillando ahí para ti.

Cuando cae la noche y la luz de la luna se pierde entre las bolas grises de algodón, en el firmamento están las estrellas, esperando con ansiedad guiar tu camino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Espacio sideral

Colección de cuentos y secretos