Fantasma

Mi mente piensa en ti; te atrae como imán al hierro. Esperando que pienses, aunque sea un segundo en mí, porque el verte a cada momento, me hace sentir enganchado a un fantasma.

A un fantasma lo puedo ver, pero mis manos desean tocar; mis dedos desean acariciar tu piel y sentir cada uno de tus vellos levantados.

No dejes un suspiro en mi cuello, porque eso me confirma que eres un fantasma; entre la oscuridad te encuentro, pero de día no dejo de verte... espero estar cayendo por amor, porque de otra forma, me estaría volviendo loco...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Espacio sideral

Caja de sorpresas