Esa belleza cautivante, que provoca que todo mundo volteé la mirada; esa belleza me mira a mí.

Sin querer, nuestras miradas se cruzaron y desde entonces, no hay poder en el mundo que me haga apartar la vista.

Mirada cautivante, capaz de destrozar todo silencio; ojos pispiretos, capaces de desnudarme con un pestañeo.

Sin mucho que perder, te arriesgaste a sonreír y ahora, mi mirada no puedo apartar de ti.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Afortunado el poseedor de esa mirada cautivante y esos ojos pispiretos que acaparan tu atención...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Espacio sideral

Caja de sorpresas