Cometa

Planeando y sin planear, el tiempo transcurre; como cometa zurcando los cielos, me elevé por el cielo infinito.

Extendí mis brazos al sol, dejando que el viento me moviera, sabiendo que tú, no dejarías que me pierda en la inmensidad.

Entre remolinos y brisa, la felicidad empapa el mundo, juntando nuestras mentes y acercando nuestros corazones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Espacio sideral

Colección de cuentos y secretos